lunes, 7 de septiembre de 2015

Intervenciones integrales 2015

Este tipo de actividades dentro de la agenda de La Carreta Literaria ¡Leamos! son prioritarias, ya que son la única manera de replicar el proyecto sin necesidad de incurrir en excesos de ir dejando carretas para que se vayan quedando en el olvido de un rincón oscuro y húmedo.
Las intervenciones integrales consisten en llevar a niños, niñas y madres de municipios apartados del departamento la posibilidad de tener las herramientas necesarias con las cuales en esta primera etapa de la vida ellas y ellos puedan tener sillas y mesas donde sentarse y poder desarrollar cualquier actividad de forma colectiva sin necesidad de estar tirados en el piso; que en muchos casos es de barro.
Estas actividades también ofrecen la oportunidad de dejarles los libros, las crayolas, las siluetas, la plastilina, y juegos didácticos para el buen desarrollo intelectual de todos los participantes.
Estoy cansado de que las maestras y madres de familia, niños y niñas, me pregunten ¿Dónde se consigue ese cuento del sapo?  Y de que la respuesta siempre sea la misma: “en las librerías de Cartagena, o de cualquier otra ciudad”. En esos momentos me toca regalar los libros que llevo de cuentos infantiles.
Por eso esta campaña pretende recoger 120 mesas, 240 sillas, 100 cuentos infantiles por cada municipio para 20  intervenciones integrales, y todo lo que requiera para el desarrollo de los talleres de promoción de lectura en voz alta por placer. Y cuando el director de La Carreta  realice sus giras y regrese a Cartagena; pueda sentirse tranquilo porque en los diferentes sitios donde visito, las maestras, las madres, los niños y niñas, ya cuentan con todas las herramientas necesarias para el buen desarrollo de sus talleres diarios de lectura por placer.
Lo repito, cuatro sillas y una mesa hacen la diferencia total.



jueves, 2 de julio de 2015

Regreso de nuevo

Desde el 15 de septiembre de 2013 no escribía nada en el blog de La Carreta Literaria ¡Leamos! El motivo: había perdido la clave del correo donde lo tenía registrado. Cualquiera dirá. “¡Simple! Reporta que se te olvidÓ la contraseña, y listo”.
He ahí el problema. Como se produjeron varios cambios a la vez en las plataformas del blog, yo no tuve el cuidado de estar pendiente de realizar el cambio; y eso complicó un poco el asunto. Además, con tanto trabajo por realizar, no me quedó más remedio que resignarme a la perdida de todo el contenido que tenía en este blog, que hace parte de la memoria histórica de este proyecto. Pero solo con paciencia se puede llegar a la cima de la montaña, entonces lo olvidé por varios meses, luego de intentar por varias vías y no lograba solucionar el problema.
Hasta que hace 8 días que me senté con mucha paciencia y busqué en todas la posibilidades que me ofrecía Google y por fin logré encontrar la solución, y hoy de nuevo regreso para escribir las  notas de La Carreta Literaria ¡Leamos!
Volveré a publicar todo lo relacionado al proyecto de promoción de lectura y a algunos cuentos que voy a escribir sobre la ruta de los y las lectoras del Bolívar Ganador, y de varias anécdotas que me han pasado en este largo camino de carretear por la promoción de la lectura por placer.      

Compartir

Share/Save/Bookmark
Se ha producido un error en este gadget.