viernes, 15 de enero de 2016

¡¡¡Expertos!!!

                                                          

En esta época del año es donde mas preocupado me encuentro por que todos los días, y a todas horas, recibo solicitudes de padres y madres angustiadas porque no les alcanza el sueldo para cubrir la lista entera de los útiles escolares que les exigen a sus hijos en las distintas instituciones educativas  donde estudian. Es un momento en el que quisiera ser un multi billonario y  poder decirles a todas y todos: “¡Sí!”. Pero la realidad es bastante gris, porque no me puedo comprometer de una, debo acudir a cientos de amigos y amigas que creo que cada que me ven deben decir “ya viene el carretero este a pedir para los libros ajenos”. Me toca buscar muchos padrinos para tratar de ayudar a unos pocos, porque a todos no alcanzo.

Ahora bien, ¿a que se debe esta explicación? Sencillo; a finales de 2015 el gobierno nacional le pidió a un grupo de ¿expertos?  que lo ayudaran a buscar la mejor forma para recaudar más impuestos con el objetivo de cubrir su hueco fiscal. A los famosos “señores” no se les ocurrió una idea mejor que cargarle IVA a todo lo relacionado con los libros y los textos escolares.

Esto me pone en una situación muy complicada desde todo punto de vista. Antes de que se les ocurriera a dichos personajes semejante estupidez, invitar a leer por placer era toda una odisea, puesto que siempre me sacaban en cara que los libros son muy caros. A lo cual yo respondía: “si tu te tomas 20 cervezas a $2.000 pesos cada una son $40.000 pesos, más el guayabo; pero si compras un libro que en promedio cuesta $35.000 te queda un mundo infinito de conocimiento, el placer de viajar a través de la historia que has leído, puedes tener tema de conversación distinto con todo tu entorno social, y familiar, enriqueces tu vocabulario, puedes prestar el libro para que otras personas lo lean, y cuando te lo regresen vas a tener el placer de la relectura, que es de las cosas mas maravillosas de la vida”.   Con toda esta estrategia los dejo motivados, y en muchas partes lograba mi objetivo.


Pero ahora con este incremento del IVA sobre los libros y los textos escolares la cosa se pone cuesta arriba. Ojalá el gobierno nacional no tome este mal consejo de tirarle pataditas a la lonchera de la educación. ¡Cómo será la vaina de brava que hasta la ministra de Educación salió a chistar por medio de su cuenta de Twitter!  Esto de los “expertos” sentados en un escritorio de la fría Bogotá dictando todo lo que se debe hacer, sin si quiera conocer la opinión de la señora que les reparte los tintos, es como soñar ganarse la lotería si comprarla.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Intervenciones integrales 2015

Este tipo de actividades dentro de la agenda de La Carreta Literaria ¡Leamos! son prioritarias, ya que son la única manera de replicar el proyecto sin necesidad de incurrir en excesos de ir dejando carretas para que se vayan quedando en el olvido de un rincón oscuro y húmedo.
Las intervenciones integrales consisten en llevar a niños, niñas y madres de municipios apartados del departamento la posibilidad de tener las herramientas necesarias con las cuales en esta primera etapa de la vida ellas y ellos puedan tener sillas y mesas donde sentarse y poder desarrollar cualquier actividad de forma colectiva sin necesidad de estar tirados en el piso; que en muchos casos es de barro.
Estas actividades también ofrecen la oportunidad de dejarles los libros, las crayolas, las siluetas, la plastilina, y juegos didácticos para el buen desarrollo intelectual de todos los participantes.
Estoy cansado de que las maestras y madres de familia, niños y niñas, me pregunten ¿Dónde se consigue ese cuento del sapo?  Y de que la respuesta siempre sea la misma: “en las librerías de Cartagena, o de cualquier otra ciudad”. En esos momentos me toca regalar los libros que llevo de cuentos infantiles.
Por eso esta campaña pretende recoger 120 mesas, 240 sillas, 100 cuentos infantiles por cada municipio para 20  intervenciones integrales, y todo lo que requiera para el desarrollo de los talleres de promoción de lectura en voz alta por placer. Y cuando el director de La Carreta  realice sus giras y regrese a Cartagena; pueda sentirse tranquilo porque en los diferentes sitios donde visito, las maestras, las madres, los niños y niñas, ya cuentan con todas las herramientas necesarias para el buen desarrollo de sus talleres diarios de lectura por placer.
Lo repito, cuatro sillas y una mesa hacen la diferencia total.



Compartir

Share/Save/Bookmark
Se ha producido un error en este gadget.